martes, 22 de marzo de 2011

¿Por qué hay que ducharse antes de bañarse en una piscina?


Las piscinas son estanques artificiales creados con la finalidad de darse un refrescante baño especialmente en climas calientes. También existen algunas destinadas a la práctica de deportes acuáticos (natación, saltos ornamentales, polo acuático y natación sincronizada).
El término proviene del hecho de que originalmente estos estanques estaban destinados a la cría de peces (piscicultura). Cabe destacar que en países como Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay se le conoce con el nombre de pileta, en tanto que en México se le denomina alberca.
Normalmente, estos baños refrescantes suelen darse en accidentes geográficos como lo suelen ser los ríos y las orillas de los mares (lo que comúnmente se conoce como la playa). No obstante, hay también circunstancias geográficas (como por ejemplo no poseer costa marítima, casos en Venezuela de los estados Lara, Yaracuy, estados llaneros -excepto Anzoátegui-, Táchira y Distrito Capital) los cuales al no poseen costa marítima ni fluvial obliga a desplazarse a otros estados donde sí las hay. Empero, algunas personas no tienen esa posibilidad, lo cual hace imperiosa la construcción de dichos estanques.
El mar y los ríos poseen corrientes que ayudan a depurar dichos cuerpos; en cambio, en las piscinas ésta suele permanecer estancada o "empozada". Motivo por el cual puede albergar microorganismos como bacterias, hongos, algas, etc.; lo cual hace imperioso que se le haga mantenimiento frecuentemente con productos químicos (principalmente hipoclorito de calcio, comúnmente llamado "cloro para piscinas", el cual viene en estado sólido y su finalidad es desinfectar el agua; clarificantes, alguicidas, etc.). Además de ello, el cuerpo humano puede acarrear microorganismos, así como el hollín producido por el smog de las ciudades. Esto puede causar contaminación del agua en una piscina. He allí la razón por la cual se tiene como norma para usar las mismas el ducharse antes de entrar.