viernes, 3 de agosto de 2012

¿Por qué en Venezuela se le dice "azúcar de dieta" a los edulcorantes artificiales?



El sentido del gusto está diseñado para captar 4 sabores básicos: amargo, agrio o "ácido", salado y dulce.
De éstos, éste último es el más "agradable" de todos.
Generalmente, este último lo poseen los postres, no obstante, algunos alimentos pueden ser dulces sin necesidad de ser postre, caso de algunas salsas como la salsa agridulce china, el kétchup, comidas navideñas como el jamón "planchado", las comidas preparadas en el Oriente venezolano (las caraotas negras por ejemplo), etc.; así como los zumos o batidos de frutas.
Para lograr ese sabor, se suele añadir un componente llamado sacarosa (o simplemente azúcar). Sin embargo, ésta tiene efectos nocivos para la salud como la obesidad, la caries dental y el aumento de los niveles de glucosa y triglicéridos en la sangre. Es por esta razón que se suelen emplear para sustituirla los llamados "edulcorantes". Ellos son, a saber:

  • Sacarina: Sal sódica derivada del tolueno que puede endulzar hasta 200 veces más que el azúcar común en igualdad de peso. Tiene como inconvenientes el hecho de no ser apta para quienes sufren de hipertensión arterial (por poseer sodio), amén de que posee un desagradable regusto residual amargo.
  • Aspartame: Endulza 150 veces más que la sacarosa. Sin embargo, no es termoestable (pierde su poder endulzante con el calor) ya que se desglosa en ácido aspártico y fenilalanina (lo cual lo hace impropio para ser consumido por personas que padecen de fenilcetonuria); además de haberse vinculado con casos de cáncer o de degeneración neuronal como Alzheimer y Parkinson. (Cabe destacar que esto último aún no está confirmado).
  • Sucralosa: Se elabora a partir de la sacarosa por medio de adición de átomos de cloro. Puede endulzar hasta 600 veces más que aquélla. No se metaboliza en el organismo y es excetado por vía renal y fecal.
  • Stevia: Es el extracto de una planta llamada Stevia rebaudiana  originaria de Paraguay. El extracto se hace llamar "esteviósido" que puede endulzar 200 veces más que la sacarosa. Se dice que puede incluso ayudar a regenerar el páncreas (lo cual podría curar la diabetes tipo 2)
Debido al hecho de que la mayoría de la gente desconoce los nombres de los mencionados edulcorantes (amén de que utilizan casi siempre azúcar para endulzar) le han dado el nombre de "azúcar de dieta" a los mismos.