sábado, 10 de marzo de 2012

¿Por qué en Venezuela se les llama “culebras” a todas las serpientes?


Los reptiles son animales del grupo de los vertebrados. Se caracterizan por ser poiquilotermos, es decir, tener la sangre fría (adaptando su temperatura a la del ambiente); además de tener todo su cuerpo cubierto de escamas córneas y de arrastrar su abdomen en el suelo.

Éstos se dividen en 3 grandes grupos: los quelonios (tortugas terrestres y marinas, morrocoy), saurios (lagartos, lagartijas, tuqueques, camaleones, cocodrilos, caimanes, gaviales, babas) y ofidios (serpientes).

Los ofidios son reptiles de cuerpo cilíndrico que además carecen de extremidades, por lo cual suelen moverse de diferentes formas, la más conocida es la de ondulaciones en forma de la letra S, por lo cual cuando se hace este tipo de ondulación se llama “serpentear”. Estos reptiles se dividen a su vez en varios grupos:

· Aglifos

· Opistoglifos

· Proteroglifos

· Solenoglifos (vipéridos)

Cabe destacar que los dos primeros grupos son serpientes no venenosas o poco venenosas, por lo cual son inofensivas para el hombre; en tanto que las dos últimas suelen ser muy peligrosas, pues su veneno puede causarle la muerte a un ser humano tarde o temprano.

En España, las verdaderas “culebras” son serpientes de tamaño medio que no son venenosas. Se caracterizan por tener la cabeza ovalada, pupilas redondas y escamas lisas. Se alimentan de pequeños mamíferos (roedores) o de anfibios (principalmente ranas). Se puede contar también la famosa “culebra bastarda”, “culebra de Montpellier” o “culebra provenzal”, la cual a pesar de poseer colmillos venenosos (los poseen en la parte trasera de la boca para matar su presa mientras se la come) no suele atacar al hombre. No obstante, estas especies en Venezuela no son conocidas. Además de ello, el léxico venezolano suele ser pobre debido al hecho que la mayoría de sus habitantes no leen ni se dedican a cultivar el intelecto (sea por falta de tiempo o por pereza). Por esta razón, a todas las especies de ofidios se les llama “culebras” (incluso a los vipéridos como la serpiente de cascabel, la cual en realidad se trata de una víbora). Cabe destacar que las víboras se caracterizan por tener la cabeza en forma de diamante, escamas rugosas y pupilas verticales (similares a las de un gato).