¿Por qué a veces no es bueno decir la verdad?

Desde siempre las normas morales impulsan a los seres humanos a obrar con sinceridad y honestidad. De hecho, debe haber congruencia entre lo que se dice y lo que se hace.
Sin embargo, hay ocasiones en que ésta (la verdad) puede ser muy comprometedora o puede traer consecuencias desagradables. Motivo por el cual en algunas ocasiones es bueno recurrir a las llamadas "mentirijillas" o "mentiras piadosas" (también conocidas como "mentiras 'blancas'") para así quedar bien con los demás.
Es importante acotar que no es lo mismo una mentirijilla que una mentira deliberada. Lo primero es tolerable, lo segundo no. De hecho, cuando esto se hace una costumbre llega un momento en que no se le puede creer ni las cosas ciertas. Como dice el refrán "En boca del mentiroso hasta lo cierto se hace dudoso".
Peor aún son las calumnias, en efecto son el tipo de mentira más grave que existen porque se trata de achacar una falta a una persona inocente simplemente para aprovecharse de ésta.
En cuanto a los niños, si dicen mentiras he aquí los motivos:
  • No sabe distinguir entre realidad y fantasía
  • Quiere evitar un castigo: Es lo más común. En efecto, si el niño sabe que hizo algo malo naturalmente lo ocultará para evitar las consecuencias. Esto se da con más frecuencia si los padres son muy severos.

Entradas populares de este blog

¿Por qué Venezuela ha perdido extensión territorial?

¿Por qué en Venezuela se celebra el "Halloween"?

¿Por qué a las personas con síndrome de Down les dicen "mongólicos"?